Compra cualquier libreta y la segunda al 25% DTO -> Descuento automático en checkout

¿Quién te ha invitado?

AMIGOS INESPERADOS

BAD PEOPLE ¿Quien te ha invitado?

 

Ya ha llegado la hora de irnos a casa. Este #jefecabron me tiene hasta las narices. 12 horas sin levantarme ni a mear.. pero bueno, ahora es el momento en el que pienso que me voy a casa a tirarme al sofá, a que mi querido marido me haga la cena, mientras yo pongo ese programa en el que mi cabeza se queda en estado encefalograma plano.. .Eso sí, no sin antes chuparme una hora de transporte público; "Que sí señores, funciona fenomenal, pero mi sueldo no me permite el lujo de vivir al ladito del curro..."

Por fin llego, meto la llave y ¡oh sorpresa!. Cinco tipos (digo tipos porque aunque son mis amigos en ese momento los odio), con bufandas de su equipo de fútbol (que encima no es el mío), gritando como auténticos hooligans.. ¡Sentados en mi sofá!

Os podéis imaginar que en ningún momento se han percatado de mi presencia. Ni siquiera ese marido idílico que pretendía yo (ingenua de mí) que me hiciera la cena. Así que decido ponerme delante de la pantalla a ver si así deducen que estoy allí. Y sí, sí lo hacen, porque lo más bonito que me dicen es: “ pero tía, quita tú culo gordo de ahí”. También oigo un: “ cari, tráete unas birras por fa”. ¿¿Perdónnnn??

Y antes de decir nada, ahí me veo, preparando la cena para los cinco mamarrachos que tengo en el salón. Sus cervezas fresquitas y su aperitivo que ni el mismo Ferrán Adriá (vale, me he pasado, pero dado mi estado aquello es un manjar). Ahí que se lo llevo a la mesa, sin esperar nada a cambio, eso sí.

En este instante, después de acordarme de la madre de mi #jefecabron durante todo el día, cuando me acuerdo de la madre de mis queridos amigos invitados y de sus gritos: que si gol, #mecagoentuputamadre, menudo árbitro de mierda, está comprado, al final perdemos…

Pero no, no pierden. Y eso es peor. Porque no solo los he tenido para cenar en mi sofá, sino que además tengo que aguantar que estén celebrando su victoria. “Venga colegui, sácate unos copazos que hay que celebrar”. Así que ahí va él, mi querido marido (que ya está empezando a dejar de ser querido), a prepararles a los chavales unas copas. Porque eso sí, ahora sí levanta su #malditoculo del sofá.

Mi encefalograma plano en este momento empieza a echar humo. ¿Cómo puedo mandar lejos a estos #malnacidos de mi casa? Sí, ya lo tengo. Es en ese momento, en el que por fin puedo sacar a relucir

mis maravillosos posavasos badpeople

para sus copazos, que todavía me joden la mesa... Sí, la compra que estaba deseando enseñar al mundo. Pues llegó el día. Y de esta forma, directa o indirectamente, mandarles con su pedal, a su #putacasa.

set 5 posavasos bad people

 

Fmdo. Pihe